Suecia aplasta a México y Corea nos hace el milagro.

En una tarde tétrica en el Ekaterimburgo Arena, México se olvidó del fútbol que nos hizo soñar cosas chingonas, para regresar a un fútbol de pesadilla y tristeza. Y es que la escuadra nacional, sigue demostrando que puede alcanzar su tope de buen fútbol, para después caer a una versión timorata y mediocre. Hoy, Suecia ocupaba ganar si o si para tener la clasificación en sus manos, y bajo esa primicia salieron a buscar la victoria desde el pitido inicial.

Embed from Getty Images

Desde el arranque y repitiendo por primera vez un once inicial, México ya se mostraba desenchufado de las acciones, cuando al segundo 15’, Jesús Gallardo empujó fuerte a Ola Toivonen al disputar un balón, ganándose un cartón amarillo de forma absurda; la amarilla más rápida en una Copa del Mundo. Emil Fosberg se convirtió en un dolor de cabeza para la escuadra nacional, no habían pasado ni 15 minutos y Ochoa ya había tenido 2 intervenciones importantes. El medio campo nacional no lograba conectar con la ofensiva, y a pesar de tener la pelota, los “vikingos” ya anunciaban mayor peligro que el Tri.

Embed from Getty Images

Cada corner en contra para México era un sufrimiento, un ejemplo fue cuando Granqvist intentó una chilena que paso a penas a centímetros del lado derecho del marco de Ochoa. Al minuto 16’, Carlos Vela, apareció con un tiro de zurda que pasó muy cerca del poste derecho del arquero sueco, una de las pocas opciones de México. El técnico sueco, Janne Andersson, había estudiado a fondo a la escuadra mexicana, Lindelöf y Granqvist tenían completamente anulados a Hernandez y Vela, Lozano se topaba con Lustig y era incapaz de ganar un duelo uno contra uno; Suecia era una muralla impenetrable y que no daba un solo espació.

Embed from Getty Images

Al minuto 28’, comenzaba la polémica del VAR, cuando Suecia reclamó una mano de Hernández dentro del área, exigiendo un penal. El argentino Pitana recurrió al VAR y al recibir la jugada, decreto que no había penal en contra de México, una decisión que se puede tornar polémica. Ochoa rescato en un par más de ocasiones a su escuadra y al final llego el pitido que anunciaba el medio tiempo, algo que necesitaba México para clarificar sus ideas.

Embed from Getty Images

La segunda parte no cambio mucho para el Tricolor, y al minuto 50’, llego el primer baldazo de agua fría. Tras un balón al área y una serie de rebotes, el balón quedo a modo para que Augustinsson entrará solo y fusilara a quema ropa a Ochoa. El gol desmoralizo a México, quienes a partir de ahí se perdió en el encuentro.

Suecia encajono a los dirigidos por Osorio y al 62′, en un contragolpe, Moreno sacó una barrida limpia sobre Berg que el árbitro no dudo en sancionar como penal, estaba compensando por el primer penal que no marcó.

Andreas Granqvist fue el encardo de cobrar y dejo a Ochoa sin chance alguno cobrando potente y al ángulo; México ya estaba contra las cuerdas. Ingresaron Marco Fabián y Corona, pero no hubo mayor fortuna en encontrar algo al frente. Al 74’, la pesadilla se consumía, pues tras un saque de banda al área de México, Edson Álvarez no logró despejar bien, y accidentalmente con la mano metió el balón en propia puerta.

Con el 3-0, toda la afición del Tri que asistió al encuentro comenzó a monitorear el otro partido entre Corea y Alemania, pues un gol de los teutones, sepultaba toda esperanza de México. Vela falló la más clara y la de la honra, cuando Hernández sacó un disparo a segundo poste que fue desviado y en el contrarremate, Vela la mando a un lado.

De pronto, como en guion de película basada en milagros, Corea anotó el primero en medio de la polémica, teniendo que llegar el VAR a validarlo. El graderío y todo el país explotaban pues la esperanza llegaba gracias al esfuerzo de los asiáticos. Minutos después, otro gol coreano confirmó la esperanza nacional. Alemania estaba eliminado sorprendentemente mientras México avanzaba como segundo de grupo.

Ahora queda pensar en que México pueda recomponer el camino y levantarse de esta dolorosa derrota, que sin duda exhibió la fragilidad con la que los nacionales, pueden llegar a rozar en momentos claves.

https://twitter.com/BTS_MXCO/status/1012027607653773312

Comentarios

Miguel Moreno Hernández

Poblano de nacimiento y de corazón, licenciado en comercio internacional por vocación y portero por amor a la posición.