Y es que siempre estamos viviendo de noche…

Cuando uno como aficionado a la selección se despierta con una noticia como la del lunes pasado, no queda de otra más que suspirar y repetir por enésima vez “la cagaron”. Y no es que piense en ponerme en una actitud moralista o santurrona, ni es que comulgue con criticar a un futbolista por lo que hace con su vida privada. Creo que la cagan por varios puntos en realidad.

  1. Cuando uno escucha a los seleccionados, repetir con mucha seriedad en entrevistas y documentales frases como “¿Por qué no pensar que podemos ser campeones del mundo?”, uno se puede creer de verdad el discurso de que estamos ante una generación con un chip diferente al resto. Luego pasa lo que siempre pasa, y terminamos entiendo que lo dicen de dientes para afuera. Y es que ¿Qué maldita selección que aspira a lograr cosas importantes, se va a una “horchata” maratónica con 30 viejas?
  2. Se entiende la parte de que como seleccionados, ellos tienen su vida privada y lo que hagan en ella, nos debe de valer 3 hectáreas de tubérculo poblano. Escuchamos a los futbolistas muy dignos siempre sobre lo molesto que es no tener privacidad, pero con sus estupideces parece que se esfuerzan en gritar a los cuatro vientos cada fiesta u orgía que arman ¿De verdad su capacidad no da para mantener algo así en privado? Si la van a cagar, traten de cuidar los detalles para que nadie se entere (mínimo sus esposas).
  3. Igualmente nos hemos cansado de escuchar que respaldan a muerte al técnico y que a pesar de las críticas, no les importa si mañana “Memo” es delantero y “Chicharo” portero ¡Bravo! Qué bueno que confíen en su técnico, pero ¿Entonces también respaldan a su técnico y su trabajo “cogiéndose” a varias viejas y “chupando” como vikingos…DE CARA A UNA COPA DEL MUNDO? ¿Eso viene dentro del famoso plan de acompañamiento de Osorio?
  4. El técnico y los federativos podrán justificar esto como quieran, podrán seguir diciendo que “era fuera de concentración”, pero que yo sepa aquí y en China un permiso o día libre, es diferente a romper una concentración señores.
  5. Si fueron tan tontos para permitir que la prensa supiera su localización y encima los fotografiaran con “chupe” y “nalguita” en mano, estoy seguro que fueron igual de tontos para dejarse grabar y fotografiar con aquellas “finas” damas en escenas más comprometedoras; no se sorprendan cuando vean un vídeo en próximos días de Herrera o de Corona, aspirando o bebiendo alguna sustancia del suntuoso “derrier” de alguna damisela de aquella fiesta, al más puro estilo de Jordan Belfort.

Mencionado los anteriores puntos, llego a una simple conclusión: el jugador mexicano seguirá perdiendo siempre ante los impulsos de su ADN mexicano. No importará que jueguen en Europa, no importará que hayan estado en la elite, no importará si en sus clubes les imponen disciplina castrense; esa voz de la conciencia que tienen dentro de ellos, siempre seguirá ahogada ante el impulso mediocre del “No pasa nada wey”. Triste pero cierto, esta generación no es diferente al resto en mucho; incluso hablar de castigos ya es tan patético como cuando aquel papá regaña nuevamente a su “niño especial”, por reprobar otra vez la misma materia…en el fondo sabe que es caso perdido.

Lo único que lograron es que de nueva cuenta, la “presa malinchista” como dicen ellos y otros varios, tienen más armas para pegarles duro como tambor una vez que se consuma el fracaso de cada 4 años. Incluso en esta ocasión se superaron en vender titulares con sus payasadas. Y esa será la menor de sus preocupaciones, porque no es lo mismo enfrentarse a 11 leones en una cancha de fútbol, que a una leona en la casa ¿Verdad Herrera?

Comentarios

Miguel Moreno Hernández

Poblano de nacimiento y de corazón, licenciado en comercio internacional por vocación y portero por amor a la posición.