México tenía una cita con la historia en el Samara Arena, pero al final, el Tri se vuelve a quedar en lo que ya es su tope en la máxima justa internacional del fútbol, los Octavos de Final. Y es que el planteamiento de Osorio fue el correcto, la aplicación de la idea igual, pues el equipo estaba ejecutando lapsos estupendos donde Brasil estaba anulado, pero nuevamente la falta generación de juego volvió a ser el talón de Aquiles que a la postre, dejo al cuadro nacional en la lona. Hoy hay muy poco que reprochar al técnico nacional y mas bien, hacerlo a ciertos jugadores que con fallas puntuales, dejaron al equipo tricolor en la orilla de haber podido pelear por lograr algo histórico.

Embed from Getty Images

Y es que desde muy temprano, la ‘canarinha‘ comenzó a sentir la presión azteca, en cada intento de generación de juego, se topaban con una defensa que se veía sólida y con ‘Memo‘ Ochoa, quien nuevamente como hace 4 años, se convirtió en una pesadilla para los artilleros brasileños. México se veía mejor, y algunos ya vaticinaban otra sorpresa como las firmadas por Alemania, Argentina o España.

Embed from Getty Images

Mientras Neymar se molestaba más por fingir faltas, el fútbol de los brasileños se comenzó a enchufar en los botines de William, Coutinho, Paulinho, Casemiro y Gabriel Jesus, quienes se sacudieron la presión mexicana y comenzaron a generar un fútbol que ya daba algunos avisos de peligro. Y es que los dirigidos por ‘Tite’, le dejaron el desgaste físico a México, poniendo la pausa y la cabeza fría para encontrar el camino para hacer daño.

Vela y Lozano eran los que más explosividad generaron del lado mexicano, con Hernández generando espacios y tratando de presionar a una defensa que se veía muy sólida. Herrera y Guardado intentaron conectar con la delantera mientras que Márquez se limitó a ordenar a sus compañeros detrás, regañando a Gallardo y Edson quienes por nerviosismo y exceso de ganas, tuvieron un par de descuidos que se resolvieron sin mayor problema. Terminó una primera parte que como en el box, daba tarjetas a favor de los nacionales.

Embed from Getty Images

Para la segunda parte Osorio tuvo que dar cabida a su primer cambió, pues Márquez no daba ya para otros 45 minutos, dando ingreso a Layún, quien se convertiría en el blanco del desgaste mental de Neymar. Y es que al cambiar a Álvarez a la contención y a Miguel Layún a la lateral derecha, el astro brasileño encontró a una víctima perfecta en este último, pues no solo le gano los duelos individuales cuando quiso, también logró generar en el la suficiente desesperación para meterlo en su juego y condicionar su participación con una tarjeta amarilla más que innecesaria.

Embed from Getty Images

Brasil esperaba sin el balón buscando abrir el partido, dejaban que los intentos mexicanos se estrellaran con su defensa para después ir a la contra a buscar matar, México estaba jugando en línea y pronto pagaría el precio de aquella inocente valentía. Neymar se sacudió un rato la capa de dramaturgo y se puso la de crack, pues al 51’, en una jugada que comenzó en sus pies y después cedió a William, este encontró la via por el lado izquierdo del campo y culminó metiendo una diagonal peligrosa hacia segundo poste, en donde apareció el 10 de Brasil a toda carrera para dejar atrás a los zagueros nacionales y cerrar la pinza anotando el primero. Ochoa quien hasta ese entonces había atajado todo, tuvo que sacar el balón de las redes con un gesto de clara frustración.

Embed from Getty Images

Osorio sacudió el banquillo, y buscando enderezar el medio campo mexicano, dio ingreso a Jonathan Dos Santos, quien debutó en su primera justa mundialista en lugar de un condicionado Edson Álvarez, aunque el menor de la dinastía Dos Santos, poco pudo hacer para la causa nacional. Le siguió Raúl Jiménez, quien ingresaba por Javier Hernández, aunque apenas tocó el balón y muy pronto se diluyo en el campo. Y es que México tenía el esférico nuevamente, pero carecía de idea al ataque, faltando quizás intentar probar de media distancia a Allison, quien estaba siendo un espectador más.

Embed from Getty Images

Los aztecas encajonaron a Brasil en su área, que sin ponerse nervioso, se dedicó a aguantar las tibias acometidas de México, esperando finiquitar todo nuevamente con un latigazo y así fue. Neymar nuevamente recordó que estaba en un partido de fútbol y al 88’, le puso medio gol a Firmino, quien no perdonó y sentenció todo. Se debe aplaudir la valentía nacional, pues México no se rindió ni con el 2-0 en contra, aunque ya solo vimos intentos con más ganas que fútbol.

Embed from Getty Images
Embed from Getty Images

Brasil se dedicó a consumir el reloj sin querer hacer más daño de verdad, mientras México veía como cada segundo que pasaba del tiempo de compensación, su sueño de “soñar cosas chingonas” se esfumaba. No hubo tiempo para más y nuevamente México se estanca en la que parece ser ya una barrera psicológica adherida a la futbolística. Mientras que por otra parte, Brasil demostró que a pesar de no estar dando su mejor Copa del Mundo, el fútbol que tienen sus jugadores les está alcanzando para avanzar sin necesidad del acelerador a fondo.

FICHA TÉCNICA.

–RESULTADO: BRASIL, 2 – MÉXICO, 0 (0-0, al descanso).

–EQUIPOS.

BRASIL: Alisson; Fagner, Thiago Silva, Miranda, Filipe Luis; Paulinho (Fernandinho, min.80), Casemiro; Willian (Marquinhos, min.91), Coutinho (Firmino, min.86), Neymar; y Gabriel Jesus.

MÉXICO: Ochoa; Álvarez (J. Dos Santos, min.56), Ayala, Salcedo, Gallardo; Herrera, Márquez (Layún, min.46), Guardado; Vela, Hernández (Jiménez, min.60) y Lozano.

–GOLES.

1-0, min.51, Neymar.

2-0, min.88, Firmino.

–ÁRBITRO: Gianluca Rocchi (ITA). Amonestó a Filipe Luis (min.42), Casemiro (min.60) por parte de Brasil; y a Álvarez (min.38), Herrera (min.55), Salcedo (min.77) y Guardado (min.92) en México.

–ESTADIO: Samara Arena. 41.970 espectadores.

Comentarios

Poblano de nacimiento y de corazón, licenciado en comercio internacional por vocación y portero por amor a la posición.

FOLLOW @ INSTAGRAM