Los “Ratones Verdes”

Hubo un tiempo en que la Selección Mexicana era malísima presentándose fuera de su zona de confort… ¡Sí, peor que ahora! Incluso alguna vez perdimos 4-0 contra Trinidad y Tobago. Es verdad que ese término de los “ratones verdes” se inventó para burlarse del seleccionado nacional por los pobres resultados pero, ¿de donde salió?

Embed from Getty Images

Nació con una columna del periodista Manuel Seyde, donde nombra así a la selección en 1966 (cuando la mayoría de nuestros papás apenas habían nacido). Todo inició cuando México decidió salir de su zona de comfort en 1961 para enfrentarse en partido amistoso a Inglaterra, donde la escuadra nacional perdió humillantemente 8-0; el entrenador de los ingleses calificó al seleccionado como “conejos asustados”. Si a esto le sumamos el miedo de algunos jugadores ante Uruguay (Wembley 0-0) y otros desencantos futboleros, Seyde se animó a escribir su columna en 1966.

Embed from Getty Images

El tiempo se encargó de mantener el apodo de los “ratones verdes”. En el Mundial de México 1970, el Trí pierde 4-1 contra Italia en cuartos de final (no se emocionen, no había octavos). México no calificó para el Mundial de Alemania 1974, tras lo cual Seyde, que escribió su columna en Excélsior por muchas décadas, no dejó de llamarlos “ratones verdes”. También ya en esa época hablaba Seyde, de que la selección estaba en manos comerciales. En las eliminatorias mundialistas del 77, que daban la clasificación para la Copa del Mundo Argentina 1978, el equipo nacional hace un buen papel frente a equipos regulares y muy inferiores al mexicano, de esta forma llega a la justa mundialista “inflado” por la TV y patrocinadores. Se hablaba de golear a Túnez, ¿y qué pasó?, ¡no hizo ni un punto! Aparte, se llevaron dos goles a favor y doce en contra! Fue en esta década de los 70 que el apodo se consolidó.

Embed from Getty Images

Para el siguiente proceso mundialista de España 1982, tampoco se logró calificar a pesar de contar con una estrella en buen momento como lo era Hugo Sánchez. Para la Copa del Mundo de México 1986, siendo anfitriones, se logró un muy honroso 6to lugar pero nuevamente apareció el fantasma de los “ratones verdes” y se perdió ante una potencia como lo era Alemania Federal; ahí también comenzó otra maldición para México: Los penales.

Embed from Getty Images

Y esto se puede alargar por mas y mas: Estados Unidos 1994, Francia 1998, Corea-Japón 2002, Alemania 2006, Sudáfrica 2010 y Brasil 2014; en todos ha salido a relucir la maldición de los “ratones verdes”, de alguna u otra forma. Si bien es cierto que México ha tenido buenas actuaciones ante equipos de primera, no es la norma. Cuando sale de su zona de confort no siempre es suficiente el jugar “bien”. Se ha vuelto rutina escuchar hasta el cansancio frases después de los partidos como: “ellos ganaron, pero nosotros tuvimos más tiempo el balón”, “jugamos como nunca y perdimos como siempre”, “caímos como los grandes”“en el próximo mundial lo haremos mejor”, “tuvimos mala suerte en los penales”.

Embed from Getty Images

Factores diferentes y momentos diferentes, pero pareciera que en los momentos trascendentes y cuando se debe dar un paso mas allá, aparece el recuerdo de los “ratones verdes”. No podemos justificar con que sea falta de nivel técnico de los jugadores. Nunca lo ha sido, fue en un principio una cuestión de mentalidad y creo que lo sigue siendo. No se creían capaces, pero eso mejoró con Menotti, quien no sólo le cambio la mentalidad a los mexicanos sino a los argentinos. Ahora, no puedo decir que tenemos el mismo problema, pues los “ratones verdes” de ahora son de distinta naturaleza, donde la raíz de lo malo sigue siendo la mentalidad pero ahora también se ha sumado de otro tipo, la mentalidad de seguir exprimiendo la gallina de los huevos de oro.

Embed from Getty Images

Televisa y TV Azteca tratan a la selección como si fuera de ellos…y si, es de ellos a final de cuentas: Inflan jugadores que luego no rinden lo que se espera para después poder despedazarlos mediaticamente. Los drafts son más formas vulgares de hacer negocio que otra cosa. Los jugadores están indefensos ante los clubes, al no haber sindicato o asociación que los proteja, las que han existido pobremente han funcionado pues hasta las computadoras les han robado. Una misma instancia es dueña de dos o tres equipos de fútbol y ¿se espera que se compita en los torneos locales sin favoritismos? El jugador mexicano “de éxito” está muy bien pagado, es decir, está inflado, no tiene interés de ir a probarse a ligas europeas más demandantes, donde no tendrá puesto de titular en automático y tendrá que ganar menos dinero al principio (lo que realmente vale). Intereses comerciales mueven al fútbol, intereses a los que debe subordinarse el entrenador y los jugadores, pues la FEMEXFUT tiene su mejor producto en la selección.

Embed from Getty Images

Mientras esto suceda, seguirán existiendo los “ratones verdes”. El aficionado mexicano sueña con ser campeón mundial y codearse con la élite del fútbol, pero no se puede aspirar a tanto cuando no mantienes constancia ante equipos de primer nivel, y para lograr esa constancia se debe cimentar nuevamente las bases de nuestro fútbol y quitar los vicios que nos han anclado a una mediocridad del “ya merito”. Queda claro que eso no seria negocio, como lo es el vender aire, pues cuando pierde el “aire”, es sencillo salir con excusas baratas como el “hoy no, pero mañana sí” para seguir vendiendo ilusión.

Embed from Getty Images

Comentarios

El Barbas

Escritor, traductor e historiador. ¡El Peluca sabeee!