Los once pasos: ¿Soñemos cosas chingonas?

Después de incansables memes, comentarios, varios post en Facebook y demás, me decidí a ver la entrevista completa entre ‘Chicharito’ y David Faitelson. Quería saber por qué tanto revuelo había causado. En ella Javier menciona cosas interesantes que dé inicio me parecían inverosímiles…”chaquetas mentales” diría yo ¿Cómo pensar si quiera en salir favoritos ante la Alemania campeona del mundo? ¿Cómo aspirar a octavos cuando la selección dejaba más incertidumbre que nunca? ¿Cómo pensar en ser campeones del mundo, cuando no se tenía ni una idea de juego clara?

Si esa entrevista la hubiera visto meses antes de los 2 juegos de la Fase de Grupos que lleva México, me hubiera enojado por algo que hubiera llamado como cinismo, porque eso es lo que me hubiera parecido las palabras de Hernández en aquella entrevista. Pero después llego Osorio y el equipo, y me cerraron la boca ante Alemania. Me repitieron la dosis ante Corea. Y estoy seguro que harán lo mismo mañana ante Suecia, con todo y a que al día de hoy sigo sin creerme el cómo llegamos a este tercer partido. Ahora entiendo más claramente a lo que Hernández se refería y ¿Saben qué? Tiene razón.

Aceptémoslo, México no tendrá a mediano plazo un proceso como el de las selecciones top. No tenemos esa estructura deportiva, no tenemos ese tipo de “cracks”, tampoco tenemos una liga a la par de las mejores del mundo, ni que hablar de directivos o dirigentes competentes. Nada de lo que nos hemos cansado de discutir y proponer para mejorar nuestro fútbol en los foros de aficionados, va a pasar a mediano plazo y quizás a largo también. Dudo que vivamos para ver todos esos cambios materializados. Luego entonces ¿Como pensar en alcanzar grandes cosas? Ahí es donde encuentro sentido a las palabras de ‘Chicharito’.

Como dice el, el Leicester logró alcanzar la cúspide sin todo eso, Grecia hizo lo mismo, y otros antes que ellos, pero ¿Cómo fue posible? Para mi se combinó el hambre de aspirar a alcanzar la cima, junto con el perder el miedo a intentarlo…se soñaron “cosas chingonas” y se lograron. Y ese lema después de 2 juegos, lo veo impregnado en el ambiente de esta selección. Recuerdo aquel partido ante Chile, la Copa Confederaciones o incluso los amistosos previos al mundial y no encuentro ese mismo temor en estos jugadores y hablamos del mismo equipo. Un conjunto de hombres que lejos de ser destruidos por el escándalo o la crítica (incluida la de escépticos como yo), se ven fortalecidos y unidos. 

¿Qué cambio? No lo sé, así es la magia del futbol y solo sé que veo un hambre y ganas de trascender como en muy pocas ocasiones le he visto a la selección y que es precisamente cuando se han alcanzado los grandes éxitos de nuestro fútbol. Espero que mañana me den otra cachetada a mi escepticismo y me hagan soñar junto con ellos, y después de ese juego sea lo mismo en el siguiente y el siguiente. Espero que aquellos jugadores y técnico que odie después de aquel triste 7-0, me hagan como dice ‘Chicharito’, “Soñar por fin cosas chingonas”.

Comentarios

Miguel Moreno Hernández

Poblano de nacimiento y de corazón, licenciado en comercio internacional por vocación y portero por amor a la posición.