Las HistoricasSecciones

Las Históricas: La Batalla de Santiago

Si tenemos que hablar de una batalla “sangrienta” en el futbol, debemos de decir que Santiago fue como la batalla de Stalingrado. Hay que tomar en cuenta que el sistema de tarjetas no fue implementado sino hasta 1970, en pleno Mundial. Antes de eso, sí había faltas pero casi nunca había expulsados, había mucho leñe y corte de cabezas, pierna a la quijada y patada voladora. Es por eso que en el futbol la Batalla de Santiago es uno de los antecedentes de la creación de las tarjetas porque los directivos de FIFA se dieron cuenta que había que hacer algo a este respecto.

Esta capital es el símbolo triste de uno de los países subdesarrollados del mundo y afligido por todos los males posibles: desnutrición, prostitución, analfabetismo, alcoholismo, miseria

Era Chile, año 1962, los anfitriones tenían una gran responsabilidad, ya que ese Mundial estuvo marcado por un terrible terremoto que sucedió dos años antes de una magnitud tremenda, 9.5 en la escala de Richter, ni más ni menos. Fue el peor terremoto registrado en la historia andina, no tanto por la magnitud sino por los daños, 2,000 muertos y numerosos daños materiales. Esta situación produjo algunos retrasos y problemas en las infraestructuras.

Había cuatro grupos de a cuatro equipos cada uno. Nuestra historia sucede en el grupo B. La primera ronda enfrentó a Chile contra Suiza (3-1) y Alemania Federal contra Italia empatados a ceros. El segundo partido seguramente hubiera sido uno normal de no ser porque dos periodistas italianos calentaron el juego. Antonio Ghirelli y Corrado Pizzirell publicaron un artículo para el periódico “Il resto del Carlino” donde quisieron humillar a la nación chilena. Contenía unos pasajes como el siguiente:

Esta capital es el símbolo triste de uno de los países subdesarrollados del mundo y afligido por todos los males posibles: desnutrición, prostitución, analfabetismo, alcoholismo, miseria… Bajo éstos aspectos Chile es terrible y Santiago su más doliente expresión, tan doliente que pierde en ello sus características de ciudad anónima.

La prensa chilena repitió este artículo y reclamaba a los italianos que no hablaron de la pobreza del sur de Italia sino todo lo contrario. Mientras en ambos lados del océano se le daba bola este artículo. El día del partido fue un 2 de junio. Estadio con 66 mil espectadores. Pero el juego ya estaba caliente antes de empezar. Los jugadores italianos lanzaron claveles blancos a los aficionados para apaciguar los ánimos. Los aficionados chilenos regresaron los claveles al campo en medio de una rechifla generalizada.

La batalla empezó temprano, pues las cosas estaban calientes. A los 12 segundos de iniciado el partido, se genera una falta. De tal modo que al minuto 7 salía el primer expulsado. Giorgio Ferrini hizo una falta terrible sobre Landa y se negaba a salir del campo de juego. La policía tuvo que llegar para entrar al estadio. Durante la Batalla hubo conatos de bronca muy seguidos. Empeoró cuando el jugador italiano Mario David hizo una dura falta contra Leonel Sánchez, a pesar de la infracción volvió a golpear al chileno que seguía en el suelo. Pero el orgullo herido hizo a Leonel levantarse y darle un puñetazo a David. El árbitro había sido designado, Ken Aston, quien por no empeorar las cosas no quiso sacar a nadie del partido. Pero la expulsión le llegó a Mario David, pues después del puñetazo, le lanzó una patada al inca. Hay que decir que incluso hubo en el segundo tiempo una patada voladora por parte de un italiano que despegó los dos pies del suelo mientras “volaba” hacia un lateral chileno.

El juego siguió siendo ríspido. Chile anotó dos goles en el segundo tiempo. Y Ken Aston no quiso añadir tiempo al reloj. Pitó en el minuto 90. Italia quedó eliminada en la fase de grupos al perder también con Alemania Federal, Chile llegaría a semifinales y perdería contra Brasil. Cabe resaltar que el partido terminó cuando un italiano entró con los tachones de frente contra el torso de un chileno que iba corriendo de frente a él en persecución de un pase. Pitó y acabó el partido.

La Batalla de Santiago se jugó no para ganar un partido, sino para limpiar el orgullo herido de una nación por dos pícaros periodistas italianos. Durante la transmisión del partido la prensa inglesa la declaró “The Battle of Santiago” y aún no acababa el partido.

Comentarios

Escritor, traductor e historiador. ¡El Peluca sabeee!

FOLLOW @ INSTAGRAM