Las Divas Tricolor

Recomendación tabernera para disfrutar esta lectura:

El diccionario define la palabra ‘Diva’, como una persona vinculada a lo divino. Cuando comenzó a utilizarse el término, se aplicaba a las principales cantantes de ópera, aquellas que generaban fascinación y se situaban por sobre el resto de la gente, casi como divinidades. Con el paso del tiempo, el concepto empezó a usarse para nombrar a cualquier figura destacada del mundo artístico y del entretenimiento; y en una segunda instancia, como una descripción peyorativa hacia aquellas figuras con actitudes altaneras, egoístas y presuntuosas.

En consecuencia y sin ser doctores en letras, se entiende que el termino aplica a la perfección para nuestros flamantes seleccionados nacionales. Y es que pareciera una maldición, en donde una vez que usan la playera verde, en automático los rodea un áurea de semidioses del fútbol, donde creen que pueden tutearse con seres de otro mundo como Messi o Cristiano. No podemos generalizar, pero parece que es una actitud que varios seleccionados han tomado de una década a la fecha. Pareciera que es una enseñanza que las viejas generaciones le transmiten a las nuevas, en donde los veteranos que deberían transmitir pundonor y coraje, terminan contaminando a los mas jóvenes de sus aires de grandeza “region 4”.

Se trata del hacer las cosas a sus formas y maneras, cuando ellos quieren y como ellos quieren: Si el técnico no es de su agrado, simplemente basta con dejarles la cama bien tendidita en algunos partidos para deshacerse de el en cuestión. Si algún directivo busca imponer la disciplina y sentar un precedente, basta con rebelarse poniendo a un analfabeto a leer una carta mal redactada, plasmando su inconformidad por “pisotear su leyenda y limpia trayectoria”. Y si no hay ganas de cruzar el charco para jugar algún torneo o juego amistoso, basta con sacarse de la chistera una excusa médica o “personal” y listo, a disfrutar unos días de soberana hueva. Todo esto manejado con un aura de secretismo y susurros a la prensa de que “no es el momento de hablar las cosas”, para darle un toque de mayor misterio, haciéndolos ver como víctimas.

Embed from Getty Images

La libertad de decisión de cada persona, es un derecho fundamental y sin duda creo que el problema no radica ahí, para mi este viene cuando se deforman los hechos para dejar a nuestras ‘divas’, como unas simples víctimas y nadamas. Si el ‘Tecatito’ Corona, no quiere venir a jugar con la selección, es algo muy válido y respetable, pero no encuentro la necesidad de mentir o manejar las cosas a medias, faltando el respeto a sus compañeros, al cuerpo técnico, a la directiva y de paso, a la afición, en cambio ¿Por qué no simplemente decir la verdad? “No quiero ir a jugar partido  un molero y punto”.

Eso sí, que se asuman las consecuencias de cada acto, entendiendo que para cada acción hay una reacción. Y es que ¿Por qué deberíamos darle la etiqueta de imprescindibles a aquellos que no están casados con un proyecto o una idea? Dicen en mi rancho que “Los zapatos, ni a la fuerza”, y vaya que ese dicho tiene razón. No dudo que en algún momento de verdad hayan circunstancias de carácter mayor, pero si en la mayoría de ocasiones se trata de berrinches, quizás va siendo hora de dejar un precedente que marque el hilo de cómo se debe conducir un futbolista de selección nacional, entendiendo que no es a donde se pueda llegar para hacer desplantes y berrinches cada que se quiera. Va siendo hora de recordarles que así como en su clubes no pueden hacer su voluntad, en la selección tampoco.

Embed from Getty Images

Va siendo hora de hacer entender a los Ochoa, los Vela, los Herrera, los Guardado, los Chicharito, los Corona y los futuros discípulos de ‘divas’ que estén pensando en salir a mostrarse al mundo, de que esta selección no se abarata ni estará al contentillo de nadie, y que como todo en la vida, el fútbol también se rige por leyes. Ojalá sea el ‘Tata’ Martino, quien deje ese ejemplo y ese escarmiento, comenzando por el propio ‘Tecatito’. Al fin a cabo que la selección no perdería a nadie indispensable,  digo, si en su momento Inglaterra se atrevió a prescindir de Rooney o Brasil de Ronaldinho , con mayor razón que México se atreva a hacerlo con un jugador tan mediano. Y si el técnico argentino se atreve a hacerlo, ya habrá hecho más que los últimos técnicos nacionales, que ni eso pudieron hacer bien.

Impactos: 94

Comentarios

Miguel Moreno Hernández

Poblano de nacimiento y de corazón, licenciado en comercio internacional por vocación y portero por amor a la posición.