¿Qué fue de… Deco; el motor portugués?

Deco, brasileño de nacimiento pero portugués por adopción fue un centrocampista que debutó en los 90’s y fue figura del Barcelona de Frank Frank Rijkaard compartiendo vestidor con Ronaldinho, Carles Puyol, Eto’o y Rafael Márquez.

Anderson Luís de Souza nacido el 27 de agosto de 1977 en Sao Bernardo do Campo, Brasil mejor conocido como Deco. Debutó en el Corinthians de Brasil en 1996, después fue transferido al Porto (Antes de eso pasó al Benfica y equipos regionales donde nunca fue requerido) donde fue campeón de la UEFA Champions League bajo las ordenes de José Mourinho. Fue contratado por el Barcelona donde ganó otra Copa de Europa y consiguió cuantos títulos se les cruzaron en el camino.

Tras cuatro temporadas vistiendo la camiseta azulgrana, fue traspasado al Chelsea en 2008, donde pasó dos años y ganó una Premier League, dos FA Cup y una Community Shield.

En 2010, decidió volver a su país natal y fichó por el Fluminense donde logró dos Campeonatos Brasileños, un Campeonato Carioca y una Copa Carioca.

Se le recuerda por ser un jugador con gran toque de balón, un excelsa técnica individual y visión de juego. Era un jugador muy versátil que le permitió marcar varios goles en su carrera estando presente ante el rebote en el área.

Deco fue internacional en 75 partidos con Portugal y marcó cinco goles, disputando dos Mundiales: el de Alemania (2006) y el Sudáfrica (2010), y dos Eurocopas: la de Portugal 2004, donde fue nombrado mejor jugador del torneo, y la de Austria y Suiza 2008.

Para recordar a este gran jugador.

¿Qué fue de él?

Se retiró en 2013 en las filas del Fluminense brasileño. En la actualidad, Deco trabaja para Gestifute, la agencia de futbolistas de Jorge Mendes, y es el responsable de la compañía en Brasil. En concreto, está establecido en Sao Paulo.

También participa en partidos organizados por organizaciones de caridad en juegos de leyendas. Deco no ha mostrado intenciones de ser director técnico ni asistente.

Comentarios

Danny García

Mi sueño era ser periodista deportivo pero el destino quiso que fuera el mejor programador del mundo. Mis idolos: Kaká, Shevchenko y Miroslav Klose.