Mundial de sorpresas y realidades inesperadas. Ahora que la fase del grupo F terminó ayer, podemos hacer un balance realista de las cosas. Lo que queda claro es hasta el momento, es que Alemania es el fracaso más grande del mundial, y cuando decimos esto, estamos obligados por lógica a aceptar que vencer a Alemania NO es el gran triunfo del fútbol mexicano, aunque sí un buen triunfo, porque lo que le incomodamos a Alemania nos lo incomodó Suecia, Corea no habrá sido vistoso pero fue inteligente, le anotó dos goles a Alemania.

No perdamos la calma, debemos ser ecuánimes en ambos sentidos, no seamos los fatalistas del “ya valió, nos vendieron aire”, pero tampoco, los del “llegaremos a la final”. Revisemos, México pasa (no pansa como los pesimistas pensarán), porque le gana al cuarto lugar (Alemania), le gana al tercer lugar (Corea) y pierde con el primer lugar (Suecia), es un justo segundo lugar, México cumple, a pesar de un pésimo segundo tiempo contra Suecia. Me atrevo a pensar que el pésimo partido de México contra Suecia equilibra la balanza del partidazo que dio contra Alemania, al final, no debe pero no le sobra, llega con lo justo. Esta es una fuerte dosis de realidad porque Alemania no era lo que se pensaba, México NO es tan grandioso, México sigue siendo México. No más pero no menos.

El fútbol mexicano a nivel de selección cambió, de aquella selección que dirigió Lavolpe (una de las que más me gustó), vemos cambios, aquella, con mejor control de balón pero menos figuras internacionales, más lenta en su ataque pero que tenía más llegada, quizá menos precisión. La de hoy, rápida en el contragolpe, pero le falta el desequilibrio en el uno a uno. La de antes, nerviosa y envalentonada, como un perro chihuahua que es mitad odio y mitad miedo, sólo que era un perro chihuahua de 60 kilos; la de hoy no es temerosa, es ansiosa e intrépida como dóberman, defiende con fuerza, tiene más gol, tiene el último pase, pero eso no alcanza si enfrentas dos líneas defensivas en 20 metros, en 40 sí, pero no en 20 ó 30.

Este problema lo tuvo Argentina, lo tuvo Alemania contra México y Corea, lo tuvo México contra Suecia y Corea, y lo han tenido otros equipos; esto es fruto de la maduración de los equipos chicos, que van a no perder, a empatar y si se puede a ganar en un contragolpe, se volvieron ‘mañosones‘. Para esto, lo que falta es desequilibrio, la individualidad, el uno a uno que abre espacios y toca, y remata. Esto hoy en el Mundial no existe. Ni Messi ni Ronaldo han demostrado pasar esta doble barrera solos.

Los hábiles con los pies la tocan poco y por eso no pesan lo que deberían pesar, sólo hacen dos o tres jugadas en un partido, es poco, pero además van solos, si desparraman 3, quedan otros 4, se necesitan dos gambeteros y ningún equipo ha mostrado tener esos dos jugadores en punta. Yo pienso que quien gane el Mundial de Rusia es quien tenga la respuesta a cómo doblar esta doble línea defensiva y no pasa por los pies de uno o dos jugadores solamente, también pasa por un sistema. Aunque cabe la posibilidad que ahora como van equipos no chicos, salgan a ganar ambos y se abran espacios.

Lo que plantearon los suecos fue no ser presas del contragolpe mexicano, atacaban con balones largos para que 2 ó 3 suecos se juntaran y si los mexicanos se la quitaban no había contragolpe porque había 7 suecos defendiendo y presionando. México hizo algo parecido con Alemania, primero los cansaron presionando fuerte y luego les cedió el balón a los alemanes para que atacaran, se abrían los espacios en la zaga alemana y cuando México la robaba tenía buen contragolpe. Suecia fue peligrosa por arriba pero los goles fueron por abajo porque hizo contragolpe, lento, si quieren, pero le funcionó porque en varias ocasiones los mexicanos no los alcanzaron. Y esta ha sido la tónica, los equipos pequeños han aplicado esta fórmula, ceden la iniciativa, se atrincheran en 20 metros, juegan a empatar, y al contragolpe, cosa que puso en aprietos a varios equipos grandes.

Parece que los charruas tienen la respuesta, fuerte defensiva y mandan a Cavani y a Suárez a pelear a ver qué sacan con pases filtrados, como es de esperarse, golean 1-0, como siempre, así es el futbol uruguayo, hoy, no será el más bonito, pero sí el que aparenta resolver el problema de la doble línea defensiva en 20 metros de cancha. Por algo tiene sus 9 puntotes y SIN goles en contra, NUMERAZOS en esta fase de grupos.

En resumen, México debe volver a lo que le funcionó a Osorio al inicio de la Copa del Mundo, aprovechar su fondo físico y buscar desgastar al rival con la pelota y sin la pelota, sacando lo mejor de sus referentes al ataque como Vela y Lozano para generar opciones, y con un Hernández activo como hasta ahora, rompiendo la linea y botandose en todo momento. Alemania tenia una defensa pesada, Brasil no tanto, por ende el juego inteligente en busca del espacio es vital para encontrar un gol, ahí jugar muy revolucionado no servirá de mucho.el lado derecho de Brasil, es el que menos ha aparecido, por ahí puede tener la clave para encontrar el camino para abrir el cerrojo de los sudamericanos.
La defensa debe ser planteada copiando lo bien que lo hizo Costa Rica y tomando en cuenta que jugar en linea, será un suicidio. Neymar no ha aparecido del todo, pero jugadores como Coutinho o Gabriel, pueden aparecer y sentenciar todo, así que al igual que ante Alemania, la presión desde el lado mexicano es de suma importancia, la pelota no les debe llegar a los atacantes. Osorio a dado muestras de que entiende esto, fue increíble ver como obligo a Alemania al juego de balonazos y a dividir la pelota ante la presión mexicana, los metió a su juego. Y es que estoy seguro que Osorio llega a este juego, con el rival bien estudiado, este cruce era lógico desde que se supo el sorteo en diciembre. Dio muestras de haber estudiado hasta el ultimo detalle de Alemania y Corea, estoy seguro que hará lo mismo ante Brasil.

Comentarios

Escritor, traductor e historiador. ¡El Peluca sabeee!

FOLLOW @ INSTAGRAM